top of page
  • Foto del escritorMayra Cotes

TERRACOTA


 

Terracota es mi color favorito, con ese tono bautizo los atardeceres, de alguna manera he de nominarlos para sintetizar la sensación de vivirlos.


Terracota, es la mariposa que algún día me tatuaré y terracota son los ladrillos con los que construyo mi casa de ensueño, esa que formé en mi cabeza para refugiarme de la blanca tristeza de mi cotidianidad.


Mi estirpe prefiere en su orden: el verde (como el Power Ranger de lentes experto en computadoras), el rojo y azul, por ser el color de su héroe (bueno eso imagino, ya que él está condenado al silencio) y finalmente el naranja, supongo que él es una pequeña versión terracota mía, aunque con más luz, por supuesto. Te lo cuento, es terracota, gracias por preguntar y mi respuesta es larga, laberíntica y detallada para provechar este atisbo de interés tuyo, esa pequeña rendija por la quisiste echar un vistazo a mi interior y te amplio el panorama al close up de mi alma contándote además como es mi forma de amar, es total y franca, sin acertijos ni estratagemas, es de esas donde se exhiben las cartas, se expone la panza (la parte más blanda) se extiende el cuello y se ofrece ingenuo. Expone, exhibe, extiende. Sí, mi forma de amar también tiene muchas equis.


Terracota es mi color favorito, con ese tono bautizo los atardeceres, de alguna manera he de nominarlos para sintetizar la sensación de vivirlos.
Tomado de https://chocale.cl/2018/09/lugares-puesta-sol-sunset-chile/

Terracota, si, ese es mi color, ni azul como todo poeta, ni verde aguamarina como todo habitante del litoral, aunque yo sea ambas cosas. Es terracota, como el de la arcilla ¿sabes? Debe ser por eso que me moldeo y me transformo, que me deslizo entre los dedos y soy florero, vasija o tinaja, lo que haya que ser, lo que dicte el alfarero, alfarero Tiempo, Problema, Circunstancia o Reto.


Terracota es también mi vestido favorito y el muro que edifico cuando quiero aislarme, por ejemplo, de ese listado tuyo de requisitos, de condiciones, de “confórmate.” Me protegen y custodian al mismo tiempo lo que siento, un ejército de terracotas guerreros, en casos como estos donde lo que siento no tiene eco. Ya que este amor ingenuo, confiado, impetuoso, mío, no se le puede dejar suelto porque regresa a casa mal herido. Mi amor terracota, rojo fuego, naranja sol de ocaso.




Siendo el único atisbo tuyo de interés por conocerme, siendo tan estrecha esa rendija por la que elegiste observar mi interior, te he prolongado la respuesta queriendo con eso empaparte más de mí, pero te lo resumo entonces, es terracota, aunque bien podría ser el negro de tu cabello, el marrón de tus ojos, o el tono rosa que toman tus mejillas cuando te beso ahí, en ese lugar prohibido, al borde de tus labios y a puertas del cielo.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

ELLAS Y YO

Comments


bottom of page